Documento

BDDH397 Ir a BDDH  |||| Buscar en el texto    
Código de identificación BDDH397
Nombre del responsable

Emilio Blanco

Fecha de última grabación

22/12/2023

Autor

Camós de Requesens, Marco Antonio (O.S.A.)

Título

Microcosmía y gobierno universal del hombre cristiano para todos los estados y cualquiera de ellos

Variantes del nombre del autor

Camós i de Requesens, Marc Antoni de

Camós y Requeséns, Marco Antonio

Camós, Marco Antonio de

Variantes del título

Microcosmia, y govierno universal del hombre christiano, para todos los estados y qualquiera de ellos. [1]

Microcosmía y gobierno universal del hombre cristiano. [2]

Microcosmía.

De los diálogos de la Microcosmía y gobierno universal del christiano.

Fecha de nacimiento autor

1544

Fecha de muerte autor

1606, 3 marzo

Lugar de nacimiento autor

Barcelona (España)

Lugar de muerte autor

Nápoles (Italia)

Actividad profesional autor

Militar [3], Político [4], Religioso agustino [5]

Autores secundarios y dedicatarios

Antonio de Cardona, Duque de Sessa (dedicatario) [6]

Fecha/Siglo

1592 [7]

Tipo de producción

Original

Difusión

Exenta

Materias

Política.

Filosofía moral.

Teología. [8]

Temas secundarios

Agricultura

Armas y Letras.

Arquitectura. [9]

Artes de gobernar.

Artes de la guerra.

Comercio.

Costumbres.

Economía.

Educación.

Estados civiles.

Estamentos. [10]

Ética. [11]

Guerra.

Herejía.

Literatura. [12]

Medicina.

Navegación.

Oficios.

Pobreza.

Profesiones.

Religión.

Teatro.

Varia lección. [13]

Número de interlocutores

3

Interlocutores

Nombre: Turritano [14]
Categoría: Caballero. Joven.


Nombre: Benavente [15]
Categoría: Caballero. Joven.


Nombre: Valdiglesia [16]
Categoría: Caballero. Viejo. Militar. Gobernante. Padre. Religioso. [17]

Enunciación

Enunciación directa

Lenguas del texto

Castellano

Repertorios bibliográficos

Antonio, N. Nova, II, p. 82.

CCPB, CCPB000000034-5 (ed. 1592) y n. CCPB000151056-8 (ed. 1595).

Ferreras, Diálogos, n. 9.

Gómez, n. 17.

ICCU SBN, n. IT\ICCU\BVEE\017286.

Millares Carlo. Barcelona, II, n. 94a.

Palau, III, n. 41077 y IX, n. 168062.

Simón Díaz, BLH, n. 3758-59.

Solervicens, Josep, pág. 50.

USTC, n. 335396 (ed. 1592) y n. 335395 (ed. 1595).

OTROS: Gómez, Jesús, El diálogo renacentista, Madrid, Ediciones del Laberinto, 2000, pág. 176.

Lamarca, Montserrat, La impremta a Barcelona (1501-1600), Barcelona, Biblioteca de Catalunya, 2015, n. 838.

Santiago Vela, Gregorio de, Ensayo de una Biblioteca Ibero-Americana Orden de San Agustín, I, Madrid, Imprenta del Asilo de Huérfanos, 1913, págs. 551-556.

Tipo de testimonios

Impresos

Impresos

Código: 1
Autor: Camós, Marco Antonio de
Título: Microcosmía y gobierno universal del hombre cristiano, para todos los estados y cualquiera de ellos
Lugar: Barcelona
Impresor: En el Monasterio de Sancto Augustín, por Pablo Malo
Año: 1592
Descripción: Elaborada por Emilio Blanco [BDDH397DIv1 - 399KB]  
Ejemplar digitalizado: Madrid. Biblioteca del Banco de España, FEV-SV-G-00102; UCM. Histórica «Marqués de Valdecilla», BH FLL 1447
Link: repositorio.bde.es/handle/123456789/2693; books.google.es/books?id=mI0Q205ApdoC&printsec=frontcover&source=gbs_atb&redir_esc=y#v=onepage&q&f=false


Código: 2
Autor: Camós, Marco Antonio de
Título: Microcosmía y gobierno universal del hombre cristiano, para todos los estados y cualquiera de ellos
Lugar: Madrid
Impresor: En casa de la biuda de Alonso Gómez
Año: 1595
Ejemplar digitalizado: Madrid. Nacional. R-26218

Notas

[1] La voz “Microcosmía” del título se cita modernamente en ocasiones con tilde en la í, y en otras sin ella. La voz es neologismo creado por Camós y tuvo por fuerza que ser de difícil lectura para cierto tipo de público: en el privilegio para los reinos de Aragón (incluido en la segunda edición, de 1595) la obra se cita como “Mierocismia” y “Mierocosmia”, lo que atestigua la falta de comprensión del cajista de la imprenta.

[2] Es el título que aparece al comienzo de cada una de las tres partes.

[3] Fue capitán de caballería en el ejército de Felipe II en Italia.

[4] Gobernador de la isla de Cerdeña (h. 1581), nombrado por Felipe II.

[5] Entre 1583 y 1584 se ordena sacerdote. Orden de San Agustín. Prior del convento de San Agustín de Barcelona (1592). Visitador de la Orden en el Reino de Aragón (1595). Vicario provincial del Principado de Cataluña. Fue nombrado Arzobispo de Trano por Felipe III, pero falleció antes de ser confirmado por el papa Paulo V (Rafael Lazcano González, “Marco Antonio Camós y Requeséns”).

[6] “A don Antonio de Cardona, Duque de Sessa y Soma, Conde de Olivito y Palamós, señor de las Baronías de Belpuch y Calonge, del Consejo del Rey Nuestro Señor, y por su Magestad Embaxador de España”. Allí asegura que la redacción de la obra fue sugerida (o solicitada) por el Duque de Sessa: “pues en algunos ratos que me hizo V. Ex. particular merced en Madrid años ha, mostró desseava se occupase alguno en escribir de los estados para la institución Christiana de ellos, juzgando sería de mucha utilidad universalmente, y en particular dar una orden y méthodo de vivir a los que andan metidos en el mundo y sus comercios”. Y prosigue: “No en aquella perfectión que vivieron los sanctos canonizados y celebrados como tales en la Yglesia cathólica, ni dexando lugar para que se siguan las libertades illícitas de las descuydadas consciencias, mas por un medio tal que, aunque non sancto en el sentido que hablamos, pueda a lo menos con honesto título llamarse Christiano el que en su estado siguiere la forma y manera de vivir que en esta obra se le da” (s. f.). Ignoramos cuándo pudo realizarse esta solicitud “en Madrid”, sin duda antes de 1590, fecha en que Felipe II nombró al noble embajador ante la Santa Sede. Por otro lado, la composición de un tratado de esas características fue un anhelo continuo del duque, porque en la carta de otro prócer, el II Duque de Feria, incluida en los preliminares del Gobernador Cristiano (1612) de otro agustino, fray Juan Márquez, se lee: “Al Señor Duque de Sessa oí hablar, estando yo en Roma en su casa el año de XCII, en alguna parte de aquesto, desseando libro que tratasse de las obligaciones de los estados, y aun me dixo que avía pedido al padre Maestro fray Luis de León que tomasse en sí aqueste cuydado, y parece que el affecto de su excelencia era muy grande, pues según dize el Padre Maestro fr. Marco Antonio Camós en su libro de los estados, el Duque le pidió lo mesmo…” (Juan Márquez, El governador christiano, deducido de las vidas de Moysén y Josué, Salamanca, Francisco de Cea Tesa, 1612, s. f.).

[7] El volumen se estampa entre mayo y julio de 1592. La dedicatoria lleva fecha de 20 de julio de 1592.

[8] El segundo diálogo de la primera parte aborda el tema humanista de la excelencia del hombre, pero tratado en el contexto de la Gran Cadena del Ser.

[9] El interlocutor Benavente alaba al comienzo de la primera parte la casa del Conde de Benavente (en la villa homónima), “edificio maravilloso”, “armada [sic] de diferentes armas y llena de pinturas, y cosas curiosas está” (I, pág. 2). Igualmente, los tres personajes celebran las condiciones arquitectónicas e higiénicas del convento de los Agustinos, a cuatro leguas de Barcelona. Se describen y se comentan también los jardines del Palau Imperial de Molins de Rei (Josep Barba Raventós, 2013, pág. 9).

[10] Se discuten en I, 4, pág. 37.

[11] En el diálogo 3 de la primera parte se diserta acerca de las virtudes, tanto en el plano filosófico como teológico.

[12] Además de las alusiones al teatro, también tema secundario, al comienzo de la primera parte, los interlocutores ponderan las excelencias de De los nombres de Cristo de fray Luis de León, y se evalúan las lecturas (fábulas y libros de caballerías), estos últimos todos llenos de mentiras, sin tocar “historia verdadera ni dar documento [i. e., consejo] que sea de alguna utilidad” (I, págs. 2-3). Se salva Amadís de Gaula, por enseñar trato y lenguaje cortés que deben usar los caballeros. Igualmente, se pondera el Libro de la oración y meditación de fray Luis de Granada, para indicar a continuación que es texto para religiosos. La necesidad de libros espirituales orientados específicamente a cada uno de los distintos estados justifica el diálogo redactado por Camós (I, págs. 3-7).

[13] El título de la obra da buena cuenta del carácter misceláneo del libro, señalado entre otros por Rodríguez Cacho (1993).

[14] Es mozo, según afirma Valdiglesia al comienzo. Y letrado, según declara Benavente (I, pág. 11). Representa a la Teología (I, pág. 11).

[15] También mozo, como declara Valdiglesia al comienzo. Es letrado (I, pág. 11) y representa la Filosofía, pues se confiesa “aficionado a las sentencias de filósofos” (I, pág. 11).

[16] Es hombre mayor. Es trasunto claro del propio autor, pues –al igual que él– ha estado en Italia (Córcega, I, pág. 2), y ha pasado por todos los estados (I, pág. 11), como Camós (militar, gobernador, marido, padre, religioso…). También como él, hace poco que cultiva las letras, pero tiene larga experiencia de vida. Y además Turritano lo identifica con el autor de La fuente deseada (I, 3, pág. 26), obra de Camós publicada en Barcelona a posteriori (Barcelona, Gabriel Graells y Giraldo Dotil, 1598), algo que Valdiglesia acepta y justifica. Adopta el papel de maestro, pero no de forma exclusiva sino colectiva: “no soy tan arrogante que presuma ser solo en lo que ha de ser hablar de todos. Lo que yo prometo es ayudaros en lo que pudiere” (I, pág. 11). No obstante el aserto anterior, desempeña de forma clara el papel de maestro que responde sabiamente a las preguntas planteadas por los otros dos interlocutores.

[17] No se dice nada de forma específica acerca de los tres interlocutores. Sin embargo, de la lectura de los dos primeros diálogos de la parte primera se deduce que Turritano y Benavente caen dentro de lo que podríamos etiquetar como “letrados” (I, pág. 11), el primero de ellos inclinado o practicante de la Teología, mientras que el segundo muestra su afición por las sentencias de filósofos. El caso de Valdiglesia es distinto, pues se dice de él que ha “passado por todos los estados” (I, p. 12), como le sucedió en la vida real a Camós. Valdiglesia, además, funde las dos vías de conocimiento (Filosofía y Teología) y representa el sincretismo entre autores étnicos o filósofos profanos y antiguos, por un lado, y los escritores del cristianismo, por otro. Todo ello muy en la tradición agustiniana (De doctrina christiana, libro IV).

Bibliografía

Elaborada por Emilio Blanco [BDDH397Bv1 - 113KB]  

© Instituto Universitario Menéndez Pidal. Todos los derechos reservados.312539 visitas