Documento

BDDH396 Ir a BDDH  |||| Buscar en el texto    
Código de identificación BDDH396
Nombre del responsable

Gonzalo Cantarero de Salazar

Fecha de última grabación

22/12/2023

Autor

Bueno y García, Javier [1]

Título

Adolfo Hitler [2]

Variantes del nombre del autor

Bueno, Javier

Bueno García, Javier

Azpeitúa, Antonio (pseudónimo) [3]

Azpeitia, Antonio (pseudónimo) [4]

Fecha de nacimiento autor

1883, 4 agosto [5]

Fecha de muerte autor

1967, 10 julio [6]

Lugar de nacimiento autor

Madrid (España)

Lugar de muerte autor

Gryon (Aigle, Suiza)

Actividad profesional autor

Periodista, escritor y dramaturgo [7]

Fecha/Siglo

1965

Tipo de producción

Original

Difusión

Dependiente

De

Diálogo con el que se fue. Véase testimonio en Bueno, Javier. Diálogo con el que se fue

Materias

Política [8]

Crítica social [9]

Número de interlocutores

3

Interlocutores

Nombre: Adolfo Hitler [10]
Categoría: Político. Personaje histórico [11]


Nombre: Javier Bueno [12]
Categoría: Periodista. Escritor. Representante de oficio o profesión.


Nombre: Almirante
Categoría: Representante de oficio o profesión. Militar.

Enunciación

Directa e Indirecta

Lenguas del texto

Castellano. Alemán. [13]

Tipo de testimonios

Impresos

Impresos

Código: 1
Lugar: 1965. Véase testimonio en Bueno, Javier. Diálogo con el que se fue, págs. 126-130

Notas

[1] Es importante señalar que Javier Bueno y García es tío de Javier Bueno Bueno —también periodista—, con el que a veces se confunde, pues a menudo se cita a ambos solo con nombre y primer apellido. Nacido Bueno Bueno en 1891, a lo largo de su carrera llegará a ser presidente del diario socialista “Avance” en Asturias y a destacar por su participación en la Revolución obrera de Asturias de octubre de 1934.

[2] Al igual que con el resto de interlocutores recogidos en Diálogo con el que se fue, el nombre del personaje entrevistado encabeza la pieza, aunque en esta ocasión Bueno españoliza el nombre de “Adolf”. Tenemos constancia del encuentro real entre ambos interlocutores gracias a la entrevista realizada por Bueno a Hitler, publicada el 6 de abril de 1923 en el periódico ABC (véase Azpeitúa, 6 de abril de 1923, págs. 17-18). Además, esta entrevista guarda similitudes con el diálogo recogido en Diálogo con el que se fue (véase Cantarero de Salazar, 2023, págs. 159-176).

[3] Se puede encontrar este pseudónimo tanto en artículos que publicó en el ABC, como en los que hablan de él en este mismo periódico. También aparece en López de Zuazo (1988, 2ª ed., págs. 151 y 240, y 2008, pág. 25). El OPAC de la Biblioteca Nacional de España registra algunas obras de Javier Bueno y García bajo la autoría de Antonio Azpeitúa, pero sin indicar que este último nombre es uno de los pseudónimos de Javier Bueno y García.

[4] Posiblemente, como consecuencia de un error en la primera edición del Catálogo de periodistas españoles del siglo XX de A. López de Zuazo (1981, pág. 88) que asignaba el pseudónimo “Antonio Azpeitia” a Javier Bueno y García (aunque después, tanto en las “Adiciones y correcciones”, pág. 669, como en la “Fe de erratas”, pág. 706, de esa misma obra subsanaba el error indicando como correcto “Antonio Azpeitúa”), el Catálogo de Autoridades de la Biblioteca Nacional de España asocia el nombre Antonio Azpeitia a Javier Bueno y García (http://catalogo.bne.es/uhtbin/authoritybrowse.cgi?action=display&authority_id=XX1021735&index=LCNAME&lang=es). También bajo este nombre se menciona a Javier Bueno y García en el artículo de Felipe Hernández Cava (2016, sin paginar). Barreiro (2017, sin paginar) afirma que utilizaba este pseudónimo cuando era corresponsal de guerra para Caras y Caretas y para ABC. Sin embargo, no se ha podido encontrar ningún artículo, en estos dos periódicos, firmado bajo este nombre, ni que haga referencia a algún Antonio Azpeitia. Es posible que la atribución de este se deba a que su hijo, Guy Bueno Rosiansky, firma bajo el nombre de Francisco Azpeitia (López de Zuazo, 1988, pág. 151 y 2008, pág. 25), habiendo mezclado, por lo tanto, ambos pseudónimos. Debe tenerse también en cuenta que, según la primera edición del Catálogo de periodistas españoles del siglo XX (1981, pág. 56) su sobrino, Javier Bueno Bueno, firmó con el pseudónimo “Antonio Azpeitia”.

[5] Hay discrepancias sobre la fecha de nacimiento de Javier Bueno y García. En López de Zuazo (1981, pág. 88) se indica que nació en 1870. En su catálogo posterior (1988, pág. 240) señala la fecha de 1884. Sin embargo, bajo su pseudónimo de “Azpeitúa, Antonio”, sitúa su nacimiento en 1883 (1988, pág. 151 y 2009, pág. 25). Tras la consulta en el Padrón de habitantes de la Villa de Madrid tanto de 1900 como de 1905 se puede afirmar que Javier Bueno y García nació en Madrid el 4 de agosto de 1883 (véase Cantarero de Salazar, 2022, pág. 227)

[6] La fecha de muerte coincide en todas las fuentes consultadas (López de Zuazo, 1988; Biblioteca Nacional de España; y González Soriano [2019, pág. 85]). El 11 de julio de 1967 el periódico ABC incluye una necrología del autor fallecido a los 84 años; véase la Bibliografía.

[7] Desde muy joven trabaja en las redacciones de los diarios madrileños de El Globo, España Nueva y El Liberal (véase González Soriano, 2019, págs. 27-46). Un tiempo después, tras el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, se convierte en corresponsal de guerra para el periódico ABC, donde publicará durante un largo período. Como otros periodistas de su tiempo, con inquietudes literarias, escribió novelas y cuentos, Una vida (1912) y Un hombre, una mujer y un niño (1914-1916). También publicó novelas en francés, como Des trous dans le sable (1950) o La grue et les oiseaux exotiques (1954) y una obra de teatro, La Herencia: Novela dialogada en tres jornadas (1923).

[8] Este diálogo se ambienta en Múnich en abril de 1923, meses después de la ocupación franco-belga del Ruhr, que posteriormente impulsaría el golpe de Estado (putsch) del 8 de noviembre de 1923 (véase Fest, 2006, págs. 262-269). La principal preocupación que Hitler expone ante el Almirante y ante Bueno es el déficit financiero para llevar a cabo su obra política. Parte de esta crítica se centra también en el general Erich Ludendorff (1865-1937), a quien Bueno ya había entrevistado previamente (véase Azpeitúa, 30 de marzo de 1923, pág. 17), por no prestarle —según Hitler— la suficiente ayuda.

[9] Como era habitual en sus discursos, Adolf Hitler ataca a distintos grupos sociales e ideológicos, como socialistas, bolcheviques y judíos, por perjudicar a Alemania (véase Wildt, 2014, págs. 3-6).

[10] La enérgica intervención de Hitler provoca que el resto de interlocutores no puedan participar en ningún momento en la entrevista. Por este motivo, esta pieza se convierte en un monólogo o discurso político, aunque mantiene su marco dialógico (véase Cantarero de Salazar, 2023, págs. 164-170). Asimismo, la rápida aparición de Hitler no le permite ni siquiera advertir al periodista español en escena: “¿Advirtió mi presencia? De ningún modo” (pág. 128).

[11] Desde 1921 Hitler ya presidía el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) (véase Fest, 2006, págs. 262-265 y Kershaw, 2019, 160-194).

[12] En esta pieza Bueno toma el papel de mero reportero que se dedica exclusivamente a anotar las palabras de Hitler. Además, el autor se disculpa previamente con el lector, ya que puede haber cometido errores en su proceso de escritura por desconocer la lengua alemana: “Hablaba tan deprisa que yo no podía seguirle, dada la escasa solidez de mis conocimientos del alemán. Pude, sin embargo, pescar alguna frase, las que a continuación transcribo. Sentiré que haya errores que el hombre no puede rectificar” (pág. 128).

[13] Salvo la introducción en la que Bueno sitúa al lector en la escena, toda la intervención de Hitler se encuentra transcrita en alemán y traducida entre paréntesis en español.

Bibliografía

Véase bibliografía en Bueno, Javier. Diálogo con el que se fue

© Instituto Universitario Menéndez Pidal. Todos los derechos reservados.312700 visitas