Documento

BDDH311 Ir a BDDH  |||| Buscar en el texto    
Código de identificación BDDH311
Nombre del responsable

Pedro Conde Parrado

Fecha de última grabación

26/07/2018

Autor

Támara, Francisco [1]

Título

Económica

Variantes del nombre del autor

Thámara, Francisco

Thámara, Francisco de

Bachiller Thámara

Fecha de nacimiento autor

c. 1500

Fecha de muerte autor

ant. 1561 [2]

Lugar de nacimiento autor

Desconocido

Lugar de muerte autor

¿Cádiz? (España)

Actividad profesional autor

Catedrático [3]

Autores secundarios y dedicatarios

Gastón de la Cerda, duque de Medinaceli (dedicatario) [4]

Fecha/Siglo

1546 [5]

Tipo de producción

Traducción

Traducción de

Jenofonte. Oikonomikós [6]

Lengua originaria

Griego. [7]

Difusión

Dependiente

De

Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón

Véase Támara, Francisco. Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón

Materias

Agricultura.

Economía. [8]

Mujer.

Temas secundarios

Enseñanza de oficios o profesiones.

Negocios.

Oficios.

Religión.

Número de interlocutores

3

Interlocutores

Nombre: Sócrates
Categoría: Personaje histórico. Filósofo


Nombre: Clitobolo
Categoría: Personaje histórico.


Nombre: Yscómaco [9]
Categoría: Personaje literario. Representante de estamento

Enunciación

Directa e Indirecta

Lenguas del texto

Castellano.

Tipo de testimonios

Impresos

Impresos

Código: 1
Año: 1546 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 2
Año: 1549 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 3
Año: 1549 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 4
Año: 1550 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 5
Año: 1582 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 6
Año: 1774 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón

Notas

[1] La atribución a Támara aparece por primera vez en el título de la edición de Amberes, Juan Steelsio, 1550, así como en la emisión del mismo lugar y editor que no presenta fecha en portada. Véase BDDH308, impresos, código 4 y nota 10).

[2] Dato tomado de Charlo Brea (2001, pág. 79), quien se basa, a su vez, en la información que ofrece I. Azcárate Ristori en Los jesuitas en la política educativa del Ayuntamiento de Cádiz, Granada, Facultad de Teología, 1996, pág. 59.

[3] De Latinidad se supone. En la portada de su Suma y erudicion de Grammatica (Amberes, Martín Nucio, 1550) se presenta como “profesor y preceptor della” (es decir, de Gramática latina).

[4] Se trata del III duque de Medinaceli, Gastón de la Cerda y Portugal, fallecido en 1552 y titular del Ducado desde 1544, año en que falleció su padre, el II duque, Juan de la Cerda. Era hijo de la primera esposa de este, Mencía Manuel de Portugal, y accedió a la sucesión al fallecer su hermano mayor, y primogénito, en 1536, para lo que se vio obligado a abandonar su condición de monje de la Orden de san Jerónimo. Sus otros dos títulos importantes, que se mencionan, como era habitual, en el encabezamiento del prólogo, fueron los de conde del Puerto de Santa María y marqués de Cogolludo. Las razones que se alegan en dicho prólogo para dedicar la obra a este noble son las más habituales y tópicas, sin que se haga constar ningún dato acerca de una posible relación personal entre dicho noble y el autor; tales razones son el amor y protección hacia las letras y ciencias mostrado por el prócer (que no hemos logrado constatar ni documentar), el deseo de que la obra, gracias a su protección, se vea libre de las asechanzas de malévolos detractores, y, en fin, que la lectura de la obra lo ayude en el desempeño de sus altas ocupaciones; en este caso, se menciona la “nueua gouernacion [que] ha tomado” don Gastón, lo que probablemente aluda a su sucesión al ducado en 1544. La traducción del Económico de Jenofonte va precedida de otra dedicatoria al duque, que tampoco nos ofrece ninguna información reseñable en ese sentido.

[5] Es la fecha de la primera impresión conocida, pero debe tenerse en cuenta que incluye una licencia de los inquisidores de Sevilla fechada en octubre de 1545.

[6] La versión del diálogo de Jenofonte se realiza, según la propia declaración del traductor, a partir de la siguiente versión al latín: Oeconomicum Xenophontis a Raphaele Volaterrano conuersum (Roma, 1506); véase nota 7.

[7] A través de una versión intermedia en Latín. En la dedicatoria de este diálogo a Gastón de la Cerda, duque de Medinaceli, el “Intérprete” (se supone que Francisco Támara) afirma: “Esta obrezita halle yo a bueltas de los comentarios de Raphael Regio, harto confusa y mal ordenada y procure de la sacar en lengua Castellana, y reduzirla en capitulos, con vna breue suma”. Se refiere a los Commentariorum Urbanorum XXXVIII libri (Roma, 1506) de Raffaele Maffei o Raffaele Volterrano, a quien ya desde muy pronto se confundió (y se sigue confundiendo hoy a veces) con el humanista coetáneo Raffaele Regio. Maffei publicó esa vasta enciclopedia con el añadido final de su traducción al latín del Económico de Jenofonte, que es a la que hace referencia el “Intérprete” en la dedicatoria.

[8] Dado el asunto del diálogo, cabe precisar que la economía que se trata es la doméstica, y dado que se ambienta en la Grecia antigua, podríamos agregar como materia la esclavitud. A ellas podemos añadir el matrimonio, las cualidades de la buena esposa y el régimen de vida correcto.

[9] A pesar de que fue Platón el más célebre discípulo del gran filósofo ateniense Sócrates (s. V a C.), también lo fue, como es sabido, el historiador, filósofo y militar Jenofonte (ss. V-IV a. C.), quien lo hizo asunto y protagonista de algunas de sus obras, los llamados “escritos socráticos”: Recuerdos de Sócrates, Apología de Sócrates, Banquete y Económico. Este último es un diálogo en cuya primera parte intervienen el gran filósofo y otro de sus discípulos, Critobulo, conocido sobre todo por haber sido, junto con su padre, Critón, uno de los que estuvieron presentes en el momento de la muerte del maestro, según narra Platón al comienzo de su diálogo Fedón. Tras un rato de “conversación” entre Sócrates y Critobulo, el primero recuerda (y reproduce ya seguidamente hasta el final) otra mantenida anteriormente con un ciudadano llamado Iscómaco, a quien, pese a haber podido tener una existencia real, puede considerarse un personaje literario, e incluso el “portavoz” de las propias opiniones de Jenofonte, pues son las de Iscómaco las más importantes e interesantes del Económico, siendo las principales las cualidades de la buena esposa, las del buen capataz de una hacienda y la manera más adecuada de ejercer las tareas de la agricultura, junto con un elogio de esta, ya apuntado en la primera parte. Es, por tanto, el que mantienen Sócrates e Iscómaco un diálogo enmarcado dentro del de aquel con Critobulo, que no se cierra, al menos de manera explícita, al final de la obra. Cabe señalar que Cicerón, precisamente en una de las obras traducidas en este volumen, el De officiis (II 87), afirma que en su juventud tradujo al latín el Económico de Jenofonte, lo que puede ser una de las razones (si no la razón principal) que explican por qué el “Intérprete” (aunque nada indica en tal sentido) decidió añadir tal opúsculo a su colección de versiones ciceronianas.

Bibliografía

Véase en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón

© Instituto Universitario Menéndez Pidal. Todos los derechos reservados.34926 visitas