Documento

BDDH310 Ir a BDDH  |||| Buscar en el texto    
Código de identificación BDDH310
Nombre del responsable

Pedro Conde Parrado

Fecha de última grabación

26/07/2018

Autor

Támara, Francisco [1]

Título

De la senectud

Variantes del nombre del autor

Thámara, Francisco

Thámara, Francisco de

Bachiller Thámara

Fecha de nacimiento autor

c. 1500

Fecha de muerte autor

ant. 1561 [2]

Lugar de nacimiento autor

Desconocido

Lugar de muerte autor

¿Cádiz? (España)

Actividad profesional autor

Catedrático [3]

Autores secundarios y dedicatarios

Gastón de la Cerda, duque de Medinaceli (dedicatario) [4]

Fecha/Siglo

1546 [5]

Tipo de producción

Traducción

Traducción de

Marco Tulio Cicerón. Cato Maior sive De senectute

Lengua originaria

Latín.

Difusión

Dependiente

De

Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón

Véase Támara, Francisco. Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón

Materias

Edades de la vida.

Ética.

Filosofía.

Temas secundarios

Antropología.

Filosofía moral.

Número de interlocutores

3

Interlocutores

Nombre: Catón
Categoría: Personaje histórico. Político


Nombre: Scipión
Categoría: Personaje histórico. Político


Nombre: Lelio [6]
Categoría: Personaje histórico. Político

Enunciación

Directa e Indirecta

Lenguas del texto

Castellano.

Tipo de testimonios

Impresos

Impresos

Código: 1
Año: 1546 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 2
Año: 1549 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 3
Año: 1549 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 4
Año: 1550 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 5
Año: 1582 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón


Código: 6
Año: 1774 Véase testimonio en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón

Notas

[1] La atribución a Támara aparece por primera vez en el título de la edición de Amberes, Juan Steelsio, 1550, así como en la emisión del mismo lugar y editor que no presenta fecha en portada. (Véase BDDH308, impresos, código 4 y nota 10).

[2] Dato tomado de Charlo Brea (2001, pág. 79), quien se basa, a su vez, en la información que ofrece I. Azcárate Ristori en Los jesuitas en la política educativa del Ayuntamiento de Cádiz, Granada, Facultad de Teología, 1996, pág. 59.

[3] De Latinidad se supone. En la portada de su Suma y erudicion de Grammatica (Amberes, Martín Nucio, 1550) se presenta como “profesor y preceptor della” (es decir, de Gramática latina).

[4] Se trata del III duque de Medinaceli, Gastón de la Cerda y Portugal, fallecido en 1552 y titular del Ducado desde 1544, año en que falleció su padre, el II duque, Juan de la Cerda. Era hijo de la primera esposa de este, Mencía Manuel de Portugal, y accedió a la sucesión al fallecer su hermano mayor, y primogénito, en 1536, para lo que se vio obligado a abandonar su condición de monje de la Orden de san Jerónimo. Sus otros dos títulos importantes, que se mencionan, como era habitual, en el encabezamiento del prólogo, fueron los de conde del Puerto de Santa María y marqués de Cogolludo. Las razones que se alegan en dicho prólogo para dedicar la obra a este noble son las más habituales y tópicas, sin que se haga constar ningún dato acerca de una posible relación personal entre dicho noble y el autor; tales razones son el amor y protección hacia las letras y ciencias mostrado por el prócer (que no hemos logrado constatar ni documentar), el deseo de que la obra, gracias a su protección, se vea libre de las asechanzas de malévolos detractores, y, en fin, que la lectura de la obra lo ayude en el desempeño de sus altas ocupaciones; en este caso, se menciona la “nueua gouernacion [que] ha tomado” don Gastón, lo que probablemente aluda a su sucesión al ducado en 1544.

[5] Es la fecha de la primera impresión conocida, pero debe tenerse en cuenta que incluye una licencia de los inquisidores de Sevilla fechada en octubre de 1545.

[6] Los eminentes políticos y generales romanos del s. II a.C. Publio Cornelio Escipión Emiliano y Gayo Lelio estuvieron unidos por una amistad tal que Marco Tulio Cicerón (106-43 a.C.) se basó en ella para redactar en el año 44 a.C su diálogo “Sobre la amistad”, cuya traducción se recoge también en este volumen; en dicho diálogo, ubicado temporalmente poco después de la muerte de Escipión, es el prudente y sabio Gayo Lelio, nacido en torno al año 190 a.C. y cónsul en 140, quien diserta (mucho más que dialoga) de amicitia con sus dos yernos, Fanio y Escévola, que apenas intervienen más que para apuntar alguna pregunta u observación y, en definitiva, para mantener la ficción de diálogo en una pieza literaria que es, en realidad, lo que hoy consideraríamos un ensayo. Pues bien, en este De senectute, escrito por Cicerón poco tiempo antes que el De amicitia (seguramente también en 44 a.C.), es el mismo Lelio, junto con Escipión (el gran héroe de la tercera guerra púnica y artífice de la destrucción de Cartago en 146 a.C.), quien hace ese papel de “comparsa” (solamente intervienen ambos puntual y ocasionalmente en las primeras páginas). La parte y función principales que correspondían a Lelio en “su” diálogo sobre la amistad le toca en este De senectute al célebre Marco Porcio Catón, también conocido como Catón el Viejo o Catón el Censor (234-149 a.C.), uno de los políticos más importantes de toda la historia de Roma, o, cuando menos, de su largo período republicano. Nombrado cónsul en 195 y cénsor en 184, destacó, sobre todo en el ejercicio de este último cargo, por su conservadora defensa de las costumbres y tradiciones romanas, sobre todo ante el imparable proceso de helenización de Roma. Su otra obsesión fue lograr que se atajara el peligro que para él suponía una Cartago no del todo ni debidamente castigada en la batalla de Zama (202 a. C.), al fin de la segunda guerra púnica. Precisamente, sería, como se ha dicho, su interlocutor en este diálogo, Escipión Emiliano, quien destruiría la gran urbe norteafricana, y con la colaboración de Gayo Lelio, además. Tomó parte también Catón en las campañas de la conquista de Hispania. Destacó, asimismo, en el plano intelectual y literario, siendo autor de obras de diversa índole, de las que conservamos, además de fragmentos de sus tratados históricos y sus discursos, su importante manual Sobre la agricultura. El diálogo De senectute, dedicado, como el De amicitia, a su gran amigo Tito Pomponio Ático, se ubicaría temporalmente en el año 150 a.C., es decir, uno antes del fallecimiento del ya muy anciano Catón, siendo Escipión y Lelio varones entrados ya en la madurez de la treintena de años.

Bibliografía

Véase en Támara, Francisco, Libros de Marco Tulio Cicerón, en que trata de los oficios, de la amicicia y de la senectud. Con la Económica de Xenophón

© Instituto Universitario Menéndez Pidal. Todos los derechos reservados.34868 visitas